Coloca los vaqueros viejos sobre una mesa o cualquier superficie de trabajo lisa y estable pero también limpia y seca. movimientos rápidos y cortos de la muñeca, inclinándola ligeramente, sin presionar demasiado, frota la hoja contra los vaqueros unas 20 veces en una dirección y unas 20 veces en la otra.