En relación con la temperatura, el SSD apenas se calienta gracias a su mecanismo basado en la memoria flash. Este no es el caso de la disco duro interno El disco duro puede ser utilizado en temperaturas superiores a los 50 grados centígrados, y gracias a su construcción mecánica, el disco duro emite bastante ruido. Esto es aún más cierto durante los accesos aleatorios a muchos archivos (como al iniciar Windows). El SSD es completamente silencioso.